Tu almohada ideal

"La almohada es uno de los elementos más importantes de nuestro descanso, puesto que estamos de 6 a 9 horas con la cabeza apoyada sobre ella"

 

Elegir una almohada de mala calidad puede producirnos dolor de cabeza, de cuello, problemas cervicales e incluso dolor de espalda. Dedicamos mucho tiempo a la elección del colchón porque es el soporte que aguanta todo nuestro cuerpo cuando dormimos pero, ¿hacemos lo mismo cuando vamos a comprar una almohada? 

La posición de dormir y la elección de su almohada

Si acostumbra a dormir boca arriba, lo más aconsejable es adquirir una almohada no muy gruesa, puesto que en este caso la almohada actúa de soporte para cuello y cabeza, y no de tratamiento para determinadas dolencias.

Si duerme de lado la almohada deberá ser bastante gruesa para que el cuello no se apoye en el hombro, provocando dolencias y malestar, y lo haga sobre la almohada. En este caso la finalidad de la almohada es conseguir que el cuello se mantenga sobre el eje de la columna, y no más bajo que es lo que sucedería si no tiene el grosor suficiente.

Si duerme boca abajo, la mejor opción es una almohada blanda, fina y flexible. Normalmente, las personas que adoptan esta postura para dormir suelen abrazar la almohada o cogerla, es por ello que una de plumas o fibras sintéticas es ideal para poder adaptar el relleno y colocarlo donde se necesite.

la mejor almohada

El relleno de la almohada

El relleno de la almohada es otro de los aspectos que se debe tener en consideración al momento de elegir la almohada adecuada ya que este dará la superficie ideal para el descanso deseado.

Las almohadas de plumas o fibras sintéticas son muy flexibles y pueden parecer perfectas precisamente por este aspecto, pero solo son recomendables para aquellas personas que duerman boca abajo y no padezcan ningún tipo de dolencias en cuello ni espalda.

Las almohadas con sistema de memoria son las más recomendadas porque se adaptan totalmente a la persona. Estas almohadas son perfectas para aquellas personas que se mueven mucho cuando duermen. Entre ellas se encuentran las almohadas de espuma viscoelástica y almohadas de látex:

  •  Las almohadas de espuma viscoelástica tienen una firmeza excelente lo que hace que brinden una mayor adaptabilidad. Son ideales para todas aquellas personas que sufren dolencias cervicales, de espalda, migrañas o jaquecas, por su perfecta adaptabilidad, firmeza y presión que ejercen sobre las zonas afectadas. Los diseños con Termogel ofrecen una superficie que mantiene siempre fresca la almohada reduciendo la temperatura hasta en 5 grados, incluso en días o climas cálidos.
  • Las almohadas de látex son de textura suave. La elasticidad natural del material proporciona un excelente soporte de alta adaptabilidad a la cabeza que ayuda a aliviar la tensión de la zona superior del cuerpo.

Tamaño y forma de la almohada

Los tamaños y formas de la almohada pueden variar de acuerdo a la necesidad de descanso y adaptabilidad que se requiera. Los diseños cervicales (curve) son de mayor adaptabilidad y ofrecen grandes beneficios ortopédicos. Las almohadas de forma regular en espuma o algodón siliconado se adaptan muy bien a las personas que duermen boca abajo. Almohadas con texturas en espuma troquelada o látex ofrecen una superficie antiescaras para largos periodos de descanso que generan además un suave masaje al rostro y cabeza.

Fuente: http://salud.uncomo.com/ - www.espumassantafe.com

 

¿Cuál es tu almohada ideal? Conoce las diferentes almohadas Ramguiflex que te garantizarán el mejor descanso para mejorar tu calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *