No dormir es como emborracharse, para el cerebro

Si dormir mal todas las noches es lo tuyo, esta información será valiosa para ti. Tener una mala noche te afecta y puede que te haga cometer errores involuntarios.

via GIPHY

Con nuestras largas jornadas, mil actividades, y malos hábitos… día a día surgen más estudios acerca de cómo el sueño afecta a nuestro organismo, especialmente a nuestro cerebro.

Recuerda la importancia de elegir un buen colchón y una buena almohada que te ayuden a descansar como debe ser.

En una investigación de la Escuela de Medicina David Geffen de la Universidad de Los Ángeles, California (EE.UU.) y la Universidad de Tel Aviv (Israel), se pudo confirmar el severo impacto en el funcionamiento del cerebro por la falta de sueño.

Para el cerebro, no descansar adecuadamente es como excederse bebiendo alcohol. Adicional conlleva consecuencias potencialmente peligrosas para nuestra vida cotidiana.

“Descubrimos que matar de hambre -de sueño- al cerebro priva a las neuronas de la capacidad de funcionar adecuadamente. Esto obstaculiza el camino para los lapsos cognitivos de cómo percibimos y reaccionamos ante el mundo que nos rodea”. Explica a la revista Nature Medicine, Itzhak Fried, líder del trabajo.

Las neuronas “inactivas” en el cerebro, se comunican de forma ineficiente

Los investigadores trabajaron con 12 personas con una condición de epilepsia. Los participantes tenían implantes de electrodos en sus cerebros. Esto con el objetivo de registrar dónde se originaron sus ataques epilépticos.

En el experimento, los participantes recibieron una tarea de categorización. Tenían que ordenar diferentes imágenes en distintas categorías lo más rápido posible. Mientras realizaban esta tarea, los investigadores se centraron en la actividad eléctrica en el lóbulo temporal del cerebro. Este lado ha sido asociado con la memoria y el reconocimiento visual.

Se pudo observar que cuanto más somnolientos y cansados estaban los participantes, más difícil les resultaba la tarea y más lenta era su ejecución.

Así, con la falta de sueño, las células cerebrales se volvieron “lentas” y la comunicación neuronal se vio afectada.

“Las neuronas respondieron lentamente y sus transmisiones se prolongaron más de lo habitual”, aclara Nir.

Fuente: shutterstock

La falta de sueño afecta significativamente a la comunicación de las neuronas

El insomnio, por tanto, provocaba que la actividad de los cerebros -agotados por el cansancio- fuese ‘somnolienta’.

Los investigadores comparan la falta de sueño con beber en exceso, y sugieren que se deben tomar medidas más adecuadas contra la conducción cansada.

“El sueño inadecuado ejerce una influencia similar en nuestro cerebro a beber demasiado. Sin embargo, no existen estándares legales o médicos para identificar a los conductores cansados de la misma forma que a los conductores ebrios”, finaliza el científico.

 

Fuente: Muy Interesante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *